La deuda de los empleados públicos ascendería a $6.000 millones que compra el Gobierno de La Rioja

La deuda de los empleados públicos de La Rioja ascendería a $6.000 millones y ese monto que está dispuesto a comprar el gobierno provincial para sacarle un peso a los magro salarios estatales.

Cada trabajador público tendría una deuda promedio de $100 mil con las entidades financieras, aunque un estudio privado estima que llega a $150 mil.

Según el gobernador, el gobierno paga 60 mil salarios mensuales.

Así se llegaría al monto que comprará el gobierno riojano a todas las entidades crediticias adonde el trabajor público está endeudado.

“Con las utilidades que tiene la provincia queremos comprar las deudas que tienen los trabajadores”, anunció Ricardo Quintela en diálogo con Somos Radio AM 530 de Buenos Aires.

Fue el primer consejo que le dio el ex vicepresidente Amado Boudou que lo asesora para el plan de desendeudamiento de los empleados estatales.

En abril, ocho de cada diez familias acumularon alguna deuda, según un informe de la consultora Centro de Economía Regional y Experimental (CERX).

“Dejar de pagar compromisos y acumular deudas fue una de las estrategias de las familias para sobrevivir sin ingresos o con recortes de ingresos en marzo y abril. Para principios de mayo esa situación se habrá agravado, incluso a pesar de las ayudas del Estado, que hoy se están utilizando mayormente para alimentos y otros gastos corrientes necesarios impostergables”, explicó el informe.

La deuda total de las familias alcanzó los $1,7 billones al 24 de abril y abarcó a 11,1 millones de hogares, que equivalen al 80,8% de los hogares del país. En promedio cada familia adeudaba a esa fecha unos $150.000, sin incluir los costos asociados a moras y retrasos.

La información fue obtenida de cruzar los datos del Banco Central con una encuesta entre 5890 hogares realizada por CERX entre el 17 y 24 de abril. Y se incluyeron las deudas no bancarias (impuestos, servicios y prestamistas o financieras), que fueron estimadas en $503.574 millones y abarcan a 78,4% de los hogares; y las deudas bancarias que, según el BCRA, alcanzaron los $1,2 billones. En ese caso, la mitad corresponde a deudas con tarjetas de crédito.

Las deudas no bancarias

Durante abril, lo más frecuente fueron los atrasos en los pagos de servicios —luz, gas, agua, teléfono, cable, Internet o expensas—, que afectaron al 70% de los hogares. “Cada familia tuvo una deuda promedio de $10.585. Claramente, fue una de las primeras cuentas que se dejó de pagar con la crisis”, señaló el informe de la consultora.

Luego, se ubica el incumplimiento de impuestos, con $100.433 millones. Lo que más se dejó de pagar en abril fue impuesto inmobiliario y patentes. Al 24 de abril, hay 6,3 millones de hogares con algún tributo (nacional, provincial o municipal) adeudado con $15.845 promedio por hogar. “Hay que tener en cuenta que muchas familias ya acumulaban deudas, por eso es tan alto el stock”, señalaron.

(informe CERX)
(informe CERX)

El tercer endeudamiento de peso fue con prestamistas y financieras, estimado en $93.805 millones y que afecta a casi 1,5 millones de hogares, con un monto promedio de $62.539 cada uno. “Se trata de uno de los pasivos más sucios, por los altos costos que conllevan y por las presiones que dependiendo quien sea el prestamista, reciben las familias para cancelarlos”, indicó el informe de CERX.

La deuda no bancaria familiar también incluye gastos vinculados con el auto (seguro y cuota) donde los atrasos se hicieron muy frecuentes; deudas con familiares y amigos; alquileres impagos; cuota de jardines, colegios y universidades y deudas directas con los comercios (la modalidad de “fiado”) como farmacias, almacenes, zapaterías y servicios profesionales.

Las deudas bancarias

La deuda bancaria de las familias según los datos del BCRA al 22 de abril pasado, sería de $1.159.933 millones (casi $1,2 billones). Dentro de ese total, se incluyen:

– Tarjetas de crédito, con un stock adeudado de $535.881 millones, y préstamos personales, con $404.919 millones.

– Créditos hipotecarios y prendarios, que suman $218.000 millones, considerando que según el BCRA el 81% de los hipotecarios y el 63% de los prendarios van a familias.

(informe CERX)
(informe CERX)

“En el caso de las deudas bancarias, las familias deberán afrontar enormes cargas de intereses si el gobierno no toma medidas sobre ese costo. Incluso la refinanciación automática de tarjetas de crédito que se realizó con las deudas de marzo conlleva una tasa muy alta en el contexto actual de la Argentina”, concluyó el estudio del CERX.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s