Hashtags contradictorios: a mayor temor por contagios, peor humor ante las restricciones

En la redes sociales se nota que las nuevas limitaciones son resistidas, activa o pasivamente. Su lectura enciende luces de alarma sobre el margen ciudadano para recibir otra vuelta de tuerca a la extensión de una cuarentena.

Un seguimiento del diálogo pandémico de las redes sociales, compartido entre socialnews.com.ar y Sciadata Argentina, muestra que la disparada de la segunda ola de coronavirus en Argentina determinó mayor negatividad de la población como respuesta y que, como la ciudadanía ya venía acumulando malhumor social previo, dio pábulo a la gente a que relajara las medidas de autocontrol para evitar el contagio.

Si bien hubo hashtags muy sesgados políticamente, como #ElPeorGobiernoDeLaHistoria y #NoCierrenLasEscuelas, viendo el informe surge que en realidad cundió la sensación de que la solución a la pandemia está lejos de llegar y es difícil poder seguir esperando con prudencia.

Esta reacción, que podría ser interpretada como autodestructiva, generó una mayor avidez por consumir noticias en la web relacionadas con la salud, aunque no en todas las franjas etáreas por igual.

Es más, entre los millennials y Generación Z (o sea desde preadolescentes a veinteañeros), una compulsa internacional encarada por Wunderman Thompson, con la colaboración de la Universidad de Melbourne y Pollfish, avalada por la Organización Mundial de la Salud, arrojó como resultado que el 52% de los jóvenes de los 23 países que abarcó, incluida Argentina, se declararon “abrumados” ante la avalancha informativa.

No obstante, hubo desde diciembre un salto del 100% en las búsquedas por internet de las cuestiones sanitarias, lo cual el artículo de social news lo relaciona con un aprender a convivir con el coronavirus que “nos muestra confiados ante su presencia y circulación”.
Vacunas

La evolución de la existencia de vacunas es seguida con sumo interés por las audiencias. En Google, las consultas alcanzaron en este abril el valor de 99 puntos (casi el máximo), luego de picos más bajos a finales de 2020.

El relevamiento detectó incrementos en la preocupación de la población, expresada en crecientes contactos para averiguar por la fiebre y la tos. Asimismo se movieron en alza las búsquedas sobre alteraciones en olfato y gusto y se prestó mucha mayor atención a la disponibilidad de camas de terapia intensiva por parte del sistema público de salud.

Los especialistas médicos subrayaron que prácticamente se repitieron tales inquietudes con las observadas en agosto y setiembre del año pasado, lo cual les hizo encender la alarma sobre un rápido crecimiento en la curva de contagios, adicional a la que iba surgiendo de mayor cantidad de testeos realizados este año.

Los diálogos en Twitter dejan entrever un generalizado malhumor social por las nuevas medidas restrictivas anunciadas por el gobierno nacional.

El uso de la palabra cuarentena grafica el avance de la intolerancia colectiva.

Registró en picos casi 60% de menciones negativas. Algo similar ocurrió con las restricciones, que ascendieron en la consideración negativa.

La expectativa por la llegada de vacunas se convirtió en un boomerang, venía bien hasta marzo, pero en abril crecieron las menciones negativas 43,6% y las positivas bajaron al 15,7%.

Sube la ocupación de camas UTI en los hospitales públicos porteños: ya roza el 80%

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s