La gran estafa peronista con la joya de la abuela

Un joven funcionario del gobernador Ricardo Quintela puso blanco sobre negro en relación a las sospechas de la comunidad de La Rioja: la gran estafa con el Parque Eólico Arauco.

Se trata de la obra más emblemática, y además más cara para la provincia, que llevó adelante el peronismo gobernante desde 1983.

En pocas palabras Ariel Parmigiani, integrante de la agrupación Quintela Boy´s, y referenciado en el jefe de Gabinete, Juan Luna Corzo, destruyó la joya de la abuela.

Hasta la semana pasada, el Parque Eólico Arauco, que era administrado por Fernando Cárbel, un hombre de Luis Beder Herrera y que sobrevivió en el gobierno de Sergio Casas, pasó de dar energía a ser una deuda impagable, según los dichos del Quintela Boy´s.

A través de un crédito por 300 millones de dólares, conocido como Bono Verde, se llevaría a cabo la ampliación de la mega obra, ubicada a 100 kilómetros al norte de la provincia. Sin embargo, llegó el dinero y hoy no se terminó ni con los cimientos del emprendimiento estatal.

La SAPEM que endeudó a la provincia por 300 millones de dólares fue más allá debido que el pasivo asciende a 600 millones de dólares, ya que debe a otros proveedores por encima de los bancos.

Parmigiani confirmó que las aspas de los grandes ventiladores nunca funcionaron y lo más preocupante que no funcionarán.

Según el funcionario quintelista, el Parque como está hoy es caro si se regala a cualquier inversor. De esa forma, se encamina a ser el elefante blanco de los riojanos.

Los dichos del flamante presidente de la SAPEM, un inexperto en la vida política, destruyeron todo a su paso, ya que arrasa la administración de Beder Herrera, de Casas y hasta de su propio jefe, llamado Quintela.

Todos los ex Beder Boy´s conocen al pie de la letra lo que pasó con el Bono Verde de 300 millones de dólares hasta llegar con un endeudamiento que equivale al 50% del pasivo de la empresa Vicentin de Santa Fé.

¿Quién querrá ahora poner un peso en el Parque? Ya que el informe sobre la situación financiera de la empresa estatal no fue de una investigación periodística sino salió de boca del jefe de esa SAPEM.

¿Quién querrá ahora que le hablen de las SAPEM? ¿Quién querrá poner un peso en las SAPEM? Según Parmigiani, regaladas son caras.

Sorprende la posición asumida por el actual gobierno, ya que el propio Quintela vino financiando las SAPEM construidas por Beder Herrera y luego que siguieron con Casas.

Miles de millones de pesos anuales llegaron a esas SAPEM que Luna Corzo, como ex CEO, sabe qué sucedió con la inversión estatal.

Ahora surgen las conjeturas políticas sobre las declaraciones de Parmigiani: habló por decisión propia, lo mandaron a hablar, debía decir algo y se fue de boca, entre otras posibilidades.

Todo eso se escucha en el mundo del Justicialismo gobernante, ya que Parmigiani no solo mandó al frente a Beder Herrera y Casas sino también oficializó la sospecha de toda la sociedad: que la joya de la abuela era una gran estafa peronista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s